Entradas

Mostrando entradas de junio, 2009

La Ruptura.

"Mi no tan querido Pablo:"

Cerró los ojos y empezó a tipear.

"Hay algo en vos que me molesta. Sí, realmente.
¿Me podés decir qué tenés de especial? Porque, honestamente, no lo sé. A mí me parecés más bien el perfecto ejemplo del pibe promedio, la definición viviente del "ni fu ni fa"."

No lo niego, pensó, aunque sabía que no era lo mismo que admitirlo. Sacudió la cabeza y siguió escribiendo.

"En serio, hay algo en vos que me molesta. Me molesta al mirarte, al rozarte, al cruzarme con tu nombre en una charla, al moverme cerca de tu barrio, al ver cosas que me traigan tu imagen; me molesta. Me molestás vos, me molesta tu presencia. Me molesta no poder sacarte de mi mente cuando estoy sola. Más aún cuando estoy con alguien, y siento que no puedo concentrarme en lo que dice."

Una sombra en la puerta hizo que cerrara la computadora portátil.
-Te atendí el celular, coso dice que ya viene. Te lo dejo acá.
-Está bien, gracias.
Después de asegurarse de …

A una vieja pena ajena.

Cuando hablo con vos siempre, pero siempre, algo anda mal. Cuando digo algo, quiero decir todo, claro. Siempre encontrás una razón para cubrirte de tristeza, de nostalgia, de insatisfacción, y yo, con mi sola presencia, siento que no puedo ocupar esos espacios que te atormentan. Reconozco que no soy ningún rayo de sol y probablemente nunca lo sea, pero entiendo cuestiones que antes no entendía. No siempre tiene que ver con vos, y tampoco tiene que ver conmigo. Te entiendo; juro que te entiendo, pero ya no puedo contenerte. No tengo con qué, ya no me sale. Sos un lugar vacío en mi rutina y yo en la tuya.
No tiene que ver tampoco con el aprecio que te tengo, que a veces parece infinito. Es simplemente... aquella tan negada autopreservación.
A veces, me dijiste, hay que saber tomar distancia para entender exactamente lo que pasa, y como puedo ver que ya estás demasiado cerca, te la doy.
Será más bien como una despedida pasajera, tan cantada, ¿hasta que te permitas tomar un rumbo diferen…

Fulanito.

Amor. Todo el mundo habla del amor. Es lo que todos esperamos, a lo que aspiramos, ¿verdad? Vivimos nuestra vida con un espacio vacío que ni siquiera sabemos que tenemos, y cuando nos enamoramos, de repente nos sentimos plenos. Ya no somos seres inacabados, efímeros, sino individuos (sujetos, más precisamente) completos, satisfechos, reales. Es que no existíamos hasta que nos descubrimos, porque eso es el amor: un redescubrimiento de quiénes somos en realidad. Una ventana al autoconocimiento. El amor es lo más importante que tenemos... no, no es lo más importante: es lo único.
...Bleh.
Reconozco que me considero, más allá del tono un tanto despectivo de mi interjección, la persona menos adecuada que conozco para hablar de estos temas, más que por otra cosa, por el hecho de que me han sido ajenos todo este tiempo y, como puede dejarse entrever, una parte de mí está todavía algo reacia a acercarlos. Nunca es fácil incluir a la gente nueva en los grupos, sobre todo en los cerrados, y, se…